La revolución industrial 4.0 ofrece un sinfín de beneficios en los sectores educativo, empresarial y social pero con estos también vienen retos a superar y oportunidades de mejorar. Tal es el caso de México, que se encuentra en un proceso de mejora para la correcta implementación de las nuevas tecnologías en diversos sectores.

Cabe destacar que el sector enfocado a la tecnología es, sin lugar a dudas el impulsor de los cambios que estamos viviendo hoy en día, con Smartphones con más funciones que nos facilitan la vida, con sensores que pueden decirte cuando es hora de ir de compras o simplemente el automatizar el proceso de producción.

En México aún son pocas las empresas que cuentan con procesos totalmente automatizados, por lo cual, existe el reto de que más empresas puedan incorporar nuevas tecnologías para poder hacer más eficiente sus procesos.

<<También te puede interesar «Tecnologías emergentes y su impacto en la vida diaria de los mexicanos»>>

 

Entre los puntos que habría que mejorar son de la conectividad, infraestructura y la capacitación de la fuerza laboral. En los primeros dos puntos, empresas como Inkania, empresa distribuidora de la marca Fibrain en México y Latinoamérica, pueden ayudar a mejorar los procesos de conectividad; en el caso de la fuerza laboral queda otro reto por superar.

Es cierto que la transformación digital cambiará el mapa laboral, generando nuevos puestos de trabajo que necesitarán ciertas habilidades para ejecutar los procesos dentro de las empresas. Se estima que el 54% de la fuerza laboral que está activa actualmente, deberá de capacitarse para adaptarse y adquirir nuevas habilidades que respondan al nuevo esquema laboral.

Dentro del tema de la capacitación, los centros educativos también tendrán que realizar cambios a sus programas de estudios para ofrecer carreras y programas de posgrados que cumplan con las exigencias del nuevo campo laboral para formar a las nuevas generaciones.

Por otro lado, las escuelas no solo deberán crear nuevos programas teóricos sino que deberán ir incorporando tecnología que les permita realizar a los estudiantes prácticas dentro de su campo de acción, ya sea en el campo de la ingeniería como de la medicina o comunicación.

El proceso de transformación en México está en marcha; el país cuenta con todas las herramientas para que en un corto plazo los retos que enfrentan el sector educativo y empresarial superen los retos de la era digital.