Seleccionar página

Desde antes de la continencia, dentro del plan de telecomunicaciones se tenía la idea mejorar la conectividad en las zonas de difícil acceso a lo largo de México pero por la llegada del Coronavirus este tema se tuvo que adelantar.

Por parte de la Secretaría del Trabajo se dio a conocer, el pasado 7 de junio, que de momento se tiene un avance del 50% en la cobertura de servicio de internet en las zonas de difícil acceso.

Lo antes mencionado es resultado de la alianza realizada entre Altán Redes (operador de red seleccionado para el proyecto) e Hispasat, quienes firmaron un acuerdo con el fin de extender la cobertura en las zonas rurales mediante el satélite Amazonas 5, el cual dará cobertura a 65 bases terrestres de la compañía de internet satelital.

 

 

<< También puedes leer: «5 tendencias digitales que serán parte de la nueva normalidad» >>

 

 

Como respuesta de la alianza entre las dos compañías, se estima que para finales del 2020 se hayan conectado a más de 60 mil localidades de la República Mexicana, permitiendo así que más personas se beneficien de los servicios digitales.

Posteriormente, la estatal CFE Telecomunicaciones e Internet para todos ocupará la infraestructura de Altán para convertirse en operador móvil virtual para ofrecer internet en comunidades rurales con el fin de ofrecer una conectividad universal para el 2024.

El uso de proveedores de internet satelital ofrece una ventaja sobre la fibra óptica en este caso, ya que permite llegar a lugares alejados de las urbes y que difícilmente puede colocarse infraestructura de cables, además de que genera un ahorro en la inversión.