Dentro de la transformación digital uno de los pilares más importantes es el desarrollo e implementación de la Inteligencia Artificial, sistema programando para emular la manera en que razonamos los seres humanos por medio del análisis de grandes cantidades de datos en la red.

Dentro de los grandes beneficios que otorga la Inteligencia Artificial está la reducción de costes y un mejor análisis de datos para agilizar procesos y mejorar los servicios o productos que las empresas ofrecen, dando una mejor atención al cliente.

Se espera que para el 2020 un 53% de las empresas operen con algún sistema de IA y que un 19% lo implemente en unos 3 años, mientras que los proveedores de servicios móviles aseguran que se ha identificado una mejora al servicio al cliente con la introducción de este tipo de sistemas.

Dentro de los ámbitos que más se verán beneficiados se encuentra el de salud, manufactura e investigación para agilizar procesos e indagación de data.

<<También te puede interesar Cómo puede ayudar el internet de las cosas para prevenir emergencias»>>

En la actualidad existen algunos programas y áreas que empiezan a implementar sistemas básicos de Inteligencia Artificial, como lo son algunos programas de bases de datos, los algoritmos de las redes sociales o programas de análisis de datos que permiten generar grandes cantidades de data, pero aún falta trabajar para poder implementar la IA en su totalidad.

Los proveedores digitales necesitan construir una interface estandarizada para acceder a la mayor cantidad de datos relevantes generado por los usuarios para poder procesarlos y utilizarlos para mejorar en los diferentes campos, desde la producción hasta la atención al cliente.

Por otro lado, es importante ejecutar pruebas tempranas para detectar ventanas de oportunidad y ajustar el sistema según sea el uso que se le quiera dar.

Para todos estos procesos es indispensable contar con una red suficientemente amplia para la gran cantidad de datos.

Empresas del sector tecnológico y digital apuesta a que el 2020 será el año de inflexión para ver hasta donde se ha llegado, que se debe mejorar y los campos de oportunidad que puede traer la red 5G, el Internet de las Cosa y la Inteligencia Artificial.