Según expertos en el tema de telecomunicaciones, la nueva empresa de la CFE se encargará de dar y llevar Internet a aproximadamente 4.7 millones de usuarios que actualmente se encuentran fuera del rango de servicios.

Se estima que en México existen más de 47 mil zonas en las que no hay ningún tipo de servicio de comunicaciones, localizadas principalmente en los estados de Veracruz, Chiapas, Oaxaca, Gurrero, Puebla, Zacatecas, Hidalgo y Tabasco.

La nueva empresa dedicada a las telecomunicaciones, creada por el nuevo Gobierno, sólo contará con permiso para brindar sus servicios en zonas en las que no haya otra empresa otorgando servicios de telefonía o Internet, esto con el objetivo de no modificar la oferta y demanda, generando un sistema de poco competitivo.

<<También puedes leer: La nueva industria inteligente demanda un mayor consumo de redes móviles privadas»>>

Dentro de los retos que enfrenta CFE, Telecomunicaciones e Internet para Todos, están el definir un plan estratégico para poder brindar el servicio a comunidades tan dispersas y con diferentes necesidades. Debido a esto, es necesario evaluar la manera más efectiva, como lo son la tecnología móvil, de brindar el servicio, descartando las líneas fijas.

Sumado a esto, la empresa paraestatal necesitará renovar su infraestructura, ya que un estudio reciente determinó que, de los 27 kilómetros de fibra óptica que tiene desplegados, por lo menos 7 de estos tienen que ser cambiados para un óptimo desempeño de los nuevos servicios que brindará la CFE.

La incursión de la CFE en temas de telecomunicaciones abre la puerta a empresas del sector tecnológico y digital a ofrecer productos y servicios  que ayuden a una mejor conectividad en el país.