Seleccionar página

En anteriores blogs hemos hablado de la importancia que tiene la fibra óptica para las nuevas tecnologías y los tipos de conectores para cada uno de los cables según se vayan a usar, pero ¿cómo comprobar que efectivamente están funcionando correctamente?

Según la Norma IEC, sobre la calidad de los conectores ópticos, menciona que las rayas, defectos y suciedad son elemento que impactan negativamente el uso de las redes, disminuyendo el rendimiento de la red o, en el peor de los casos, arruinar la conexión por completo.

Es por esta razón que dentro de su declaración de la norma se especifica la evaluación que se debe realizar para confirmar que la red de fibra óptica funciona de manera adecuada, además de que ésta debe de ser antes de la instalación de la red, con el fin de eliminar fibras que estén en mal estado.

Existen varios procesos para poder comprobar que efectivamente una red óptica está en plenas condiciones de funcionamiento.

 

 

<< Te puede interesar: «CWDM overlay para GPON» >>

 

 

En primer lugar se debe de hacer una inspección de los núcleos de las fibras para comprobar que no cuenten con partículas que puedan entorpecer o dañar por completo el funcionamiento de las mismas.

Posteriormente, es necesario realizar pruebas de transmisión de luz para determinar si hay algún tipo de pérdida de la misma al viajar por el cable, para luego hacer una prueba de la potencia óptica para verificar que esta característica tampoco se vea menguada.

Para todas estas pruebas se necesitan aparatos especiales para lograr hacer una medición eficaz de la calidad de la fibra óptica, es por eso que en Inkania contamos con las mejores herramientas de medición gracias a nuestra asociación con Viavi, expertos en instrumentos para la evaluación de las redes de fibra óptica.

Si deseas conocer más a fondo de las herramientas de medición, te invitamos a ponerte en contacto con uno de nuestros asesores.