El internet de la cosas (IoT por sus siglas en inglés) es un término que suena cada vez más y que está ampliamente relacionado con los sistemas de domótica, los cuales permiten hacer de una casa o negocio un lugar inteligente, además de permitir que las fábricas actuales cuenten con procesos mucho más eficiente, pero ¿se podría llevar al plano de la seguridad?

Dentro del bosquejo de las ciudades inteligentes, el internet de las cosas es un pilar fundamental para el funcionamiento en especial para la prevención y atención inmediata de accidentes y posibles desastres.

En primer lugar el IoT podría permitir que por medio de radares viales los vehículos de emergencia como ambulancias o bomberos pueda tener acceso a los sistemas de tránsito para poder sincronizar los semáforos para evitar atascos y de esta manera poder llegar más rápido al lugar donde se les necesita.

Por otro lado, un sistema eficiente de IoT puede apoyar en prevenir y mantener informada a la población en caso de desastres naturales, facilitando la comunicación entre dependendencias responsables y los ciudadanos. Esta comunicación puede llevarse a cabo por medio pantallas en transportes públicos, autos o los mismos espectaculares, así como dispositivos móviles, televisiones entre otros electrónicos que puedan estar conectados a la red y permitan transmitir un mensaje.

<<También te puede interesar «¿Está México listo para tener Smart Cities?»>>

Además, por medio de esta red también se pueden prevenir accidentes en casa. Al tener una casa inteligente, en la cual tus electrodomésticos, tu luz, gas y agua estén monitoreados por un sistema de IoT, puedes recibir alertas si algo no está funcionando del todo bien o si se te olvidó apagar algo, este sistema te permite controlar todo desde una vía remota, básicamente desde tu celular, por lo que podrás prevenir cualquier tipo de emergencia.

Las ventajas que ofrece el internet de las cosas para la prevención y respuesta de emergencias son innumerables pero es cierto que aún falta trabajar para que este sistema pueda operar al 100% de su capacidad.

En primer lugar se necesita una red lo suficientemente robusta como para soportar una gran cantidad de datos y puntos de falla en caso de emergencia. Además, se necesita entrelazar diferentes servicios de comunicación para que los ciudadanos puedan obtener el mensaje de una forma u otra, por lo que se necesita ser capaces de poder mandar la información por medio de voz, mensajes de texto, difusión, video, correo electrónico y sitios web.

Esto se puede lograr con la inversión en el desarrollo de sistemas, planeación e implementación de planes, en las cuales intervengan las empresas tecnológicas, las dependendencias de seguridad y gobierno, con el fin de construir un plan más eficiente de emergencias.

Otro punto a tomar en cuenta son los derechos de los usuarios, al tener accesos a sus datos, al estar conectados en todo momento a una red, se necesita crear normativas enfocadas a la seguridad de datos, fomentando la privacidad, integridad y autentificación de la persona, dispositivos y registor.